Calderas

Si necesitas cambiar de caldera porque la tuya está obsoleta, o ha empezado a fallar, te ayudamos a elegir, acertar y ahorrar.

Las calderas de condensación son las que menos gas consumen para generar calefacción y agua caliente

Uno de los mejores sistemas para tener calefacción y agua caliente sanitaria en casa, son las calderas de condensación. Se trata de una de las mejores alternativas a los métodos tradicionales. Más eficientes y, sobre todo, más respetuosas con el medio ambiente.

Te proponemos que descubras esta eficiente solución para conseguir el confort que todos queremos en invierno.


Ventajas de las calderas de condensación

Gracias a su proceso de condensación, podemos destacar 6 ventajas de las calderas de condensación frente a los sistemas tradicionales:

  1. Mayor rendimiento con menor consumo de combustibles fósiles: el rendimiento estimado de estas calderas es superior al 100%, mientras que el de las tradicionales está entre un 70 y 90%.
  2. Ahorro de un 30% en la factura de la luz y el gas: para mantener la temperatura en casa hay que consumir menos gas, ya que con la condensación recuperamos el calor perdido.
  3. Menos emisiones de CO2: gracias a su cualificado sistema de combustión, el bajo consumo de combustible fósil que necesita y a su alto rendimiento, estas calderas reducen las emisiones de CO2. De esta forma conseguimos reducir el impacto medio ambiental.
  4. Más silencioso: su funcionamiento no emite apenas ruido. Así, ganamos en confort y reducimos la contaminación acústica.
  5. Mantenimiento más sencillo: al necesitar un cuidado menos aparatoso, ganamos en tiempo y ahorramos dinero.
  6. Compatibles con cualquier tipo de instalación: puedes conectar la caldera a radiadores o suelo radiante, entre otros emisores.