PROSER

18-ago-2017 17:41:11

Medioambiente

Proyectos y Servicios S.A.U. (PROSER) es consciente de la incidencia que tanto el proceso de diseño de proyectos, como la ejecución de las obras proyectadas y el control y vigilancia de las mismas, tienen sobre el entorno natural, social y cultural. Por ello, desde el año 2000, la compañía se planteó como objetivo estratégico la adopción de prácticas respetuosas con el medio ambiente, tanto en el proceso de desarrollo de proyectos como en el control y vigilancia de obras, más allá del estricto cumplimiento de la normativa vigente, ya que las actividades de ingeniería relacionadas con el sector de la construcción, con su adecuado diseño y gestión, pueden contribuir en gran medida a aminorar o evitar las incidencias que suelen generar las obras en los diferentes ámbitos del medio ambiente.

Para ello dispone de un sistema de gestión medioambiental certificado según UNE-EN ISO 14.001-2004 e integrado en el sistema de gestión general de la compañía, de aplicación en todas las actividades y centros de trabajo.

Las buenas prácticas

Las buenas prácticas medioambientales responden a los siguientes ámbitos:

  • Relación con la sociedad

    La relación con las personas es clave en el buen hacer dentro de las actividades de PROSER. La formación, la atención de las personas que nos rodean, las experiencias que compartimos y de las que aprendemos, son elementos que configuran nuestra manera de estar presentes en nuestro entorno y piezas claves para el resultado final de nuestras actividades.
  • Emisiones a la atmósfera

    El análisis adecuado de las obras que se controlan o que se diseñan en los proyectos que se redactan en PROSER conlleva la determinación de las principales actividades causantes de las emisiones de gases, polvo y partículas a la atmósfera. Así, en los proyectos se definen las principales medidas para reducir las emisiones de las actividades más contaminantes, como son los movimientos de tierras, la actividad y circulación de vehículos y maquinaria, y la demolición de edificaciones y estructuras.

    De entre las medidas correctoras de aplicación en esta temática, que con mayor frecuencia se indica su obligatoriedad de realización en las obras, destaca el riego de caminos y acopios de materiales o tierras para la reducción del polvo generado por el tránsito de maquinaria o por los propios trabajos de la obra (movimiento de tierras, trabajos con materiales pulverulentos, etc.). Asimismo, también resulta fundamental el adecuado mantenimiento de la maquinaria, con el fin de reducir las emisiones de gases contaminantes de sus motores, así como prever en obra los dispositivos necesarios para la retención de posibles vertidos contaminantes y su adecuado tratamiento. Todos estos aspectos se incorporar habitualmente a los proyectos técnicos de PROSER.

    Igualmente nuestros equipos de control de obra tienen entre sus principales misiones el estricto cumplimiento de las medidas contempladas en los proyectos para minimizar las emisiones en las actividades de obra.
  • Generación de ruidos y vibraciones

    La generación de ruidos y vibraciones en las obras es un problema temporal, con un nivel de intensidad variable, aunque en ocasiones puede ser muy elevado (voladuras, demoliciones, etc.). Sin embargo, en las fases de explotación de las infraestructuras, los ruidos y las vibraciones pueden tener importantes efectos continuos en la población, en la fauna, e incluso en la actividad socioeconómica, generando afecciones a zonas residenciales, a centros sanitarios o educativos, a instalaciones de fabricación o utilización de equipos sensibles, etc.

    Las medidas de aplicación en relación con los niveles de ruidos y vibraciones se centran en: actuaciones correctoras de dichos niveles en su origen, para que estos sean de menor magnitud; o reduciendo las molestias a los afectados ajustando el desarrollo temporal de las obras a los requerimientos en cuanto a horarios, fechas, usos y costumbres, de la población y la fauna del área de afección; o, aplicando medidas de apantallamiento acústico o vibratorio, cuando los niveles elevados de ruidos o vibraciones no puedan ser evitados.

    En este sentido, el análisis y la mitigación/corrección de los niveles elevados de ruidos y vibraciones son parte esencial en los trabajos técnicos que se desarrollan e incorporan a los proyectos que PROSER redacta. Así, se desarrollan detallados estudios acústicos y de vibraciones, tanto de las condiciones previas de las zonas de actuación como de los niveles que se generarán durante las obras y en la fase de explotación de nuevas infraestructuras, contemplando mediciones en campo, cálculos predictivos y cartografías de niveles acústicos en función de la utilización de la infraestructura, etc.
  • Vertidos de agua

    El agua es un recurso de gran valor y la incidencia de las infraestructuras que proyecta PROSER, bien por el control de obras específicas o por el diseño de dichas obras, abarca desde su consumo, a la ocupación de riberas, el desvío de cauces o vertidos de aguas residuales.

    Las actuaciones, tanto en la fase de proyecto como en la de control de obra, van en la línea a incrementar la eficiencia en el empleo del agua y la reducción de los vertidos asociados, así como a evitar afecciones innecesarias al medio hídrico natural. Por ello, esta temática es fundamental en el trabajo de PROSER, desde el inicio de la planificación de cualquier infraestructura, adaptándose el diseño de ésta y de sus obras a las características del medio acuático de su entorno, minimizando su afección, y previendo y diseñando las medidas preventivas/protectoras precisas para evitar la generación de vertidos contaminantes a cauces, zonas húmedas o acuíferos.
  • Ocupación, contaminación o pérdida de suelos

    El suelo es un recurso no renovable a corto y medio plazo, que se caracteriza por su gran vulnerabilidad. Por este motivo, se le da una gran importancia a la utilización de medidas que reduzcan el impacto ocasionado.

    Entre las medidas que habitualmente se incorporan en los proyectos de PROSER destaca la restauración de áreas afectadas por las instalaciones provisionales de obra o las limitaciones de acceso y ocupación de las mismas. Igualmente es un aspecto fundamental la reducción de la ocupación de la propia infraestructura, ajustando a tal fin su diseño general y especialmente los movimientos de tierras.
  • Utilización de recursos naturales

    La actividad constructiva de nuevas infraestructuras, cuya definición se desarrolla en los proyectos de PROSER, se enfrenta a la necesidad de optimizar el consumo de los recursos naturales que se emplean, que no siempre es directamente imputable a la fase de ejecución, en donde se procesan los materiales que el proyecto demanda, pero en donde se puede optimizar su aplicación con una adecuada gestión de los recursos, con criterios de sostenibilidad ambiental, evitando utilizaciones innecesarias de recursos del medio y minimizando la generación de residuos, aspectos que son práctica habitual en los proyectos de PROSER.
  • Generación de residuos

    Los residuos generados durante las actividades de construcción que implican los proyectos redactados por PROSER, son uno de los principales problemas ambientales considerados, pues dichos residuos contribuyen en buena medida a la degradación medioambiental del entorno. Este hecho se une al agotamiento de espacios destinados a vertederos y a la necesidad de optimizar el consumo de recursos. Por estos motivos, es imprescindible elaborar Planes de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición, que permitan que en la fase de obras se lleve a cabo una correcta gestión de los mismos, identificando los residuos que se van a generar en las mismas y sus características, y la previsión de las cantidades que se producirán. Asimismo, en dichos Planes, que se incorporan en todos los proyectos de PROSER, se especifica como tratar cada residuo en la obra y su lugar de destino en función de su tipología. Finalmente, se realiza la gestión de la obtención de la aprobación ambiental y/o administrativa de los Organismos competentes para los puntos de vertido/reciclaje de los residuos.
  • Ordenación del territorio: (diversidad biológica)

    Además de los factores abióticos (agua, atmósfera, suelo), la ejecución de las obras proyectadas por PROSER también tiene una clara incidencia sobre factores bióticos, como la vegetación o las especies presentes en el entorno en el que se desarrollarán las obras. La conservación de la biodiversidad es otro de los grandes retos medioambientales que preocupan a PROSER. Las medidas previstas en los proyectos se centran especialmente en la protección física de los valores naturales del entorno, así como el traslado de las zonas de actuación de las áreas problemáticas y la adecuación temporal de la planificación de los trabajos a los ciclos vitales de las especies del medio circundante.

  • xhtml
  • css 2.1
  • wai AA
Última actualización: 18/09/2015